viernes, 14 de noviembre de 2008

Tengo encima de la mesa un Cultural, en el que conmemoran diez años de no sé qué, y del que sólo he leído un relato de Montero Glez.

Tengo un ensayo de Julián Ríos, titulado Quijote e hijos, un libro de conversaciones de Philip Roth, El Oficio, y la Poesia Completa de Sylvia Plath.


Tengo que contestar a un mensaje de Sagrario Manrique, diciéndole que sí, que iré a esa cena del día veinte.


Tengo en el pensamiento un pensacierto, que ésta noche no tengo el cuerpo para fríos. Hay cierzo helador y no hay nada ahí afuera que me entusiasme lo suficiente para salir.


Tengo fundados motivos para estar contento. Hoy me he dado cuenta de la grandeza de mi insignificancia. Soy capaz de percibirme a trozos, notar algunas zonas de mi estructura física, que viven en mi, que han estado siempre conmigo pero que apenas se han dado a entender, quizás por timidez o prudencia, el caso es que nunca les he hecho demasiado caso hasta el lunes que empecé a toser. Cuarenta y cinco años fumando y el médico me ha dicho que mis pulmones pueden filtrar otros cuarenta y cinco años de humo.

Tengo que descubrir qué es mejor, descubrir o recubrir, olvidar o recordar, leer o releer, querer o requerir, saber o resabiar, vivir o revivir, escribir o desistir.

6 comentarios:

Fernando dijo...

querido pepe desde que te conozco sé que puedes ser y no ser luego todos los adjetivos que te quieras poner según lo encabronado quee stés..pues oye yo te los acepto...porque te estimo...abrazos de oso.

columna dijo...

Querido Pepe,soy Sagrario y me doy por enterada de que vienes a la cena , osea una cosita mas que te quitas dl cuerpo, ahora me queda a mí pensar dónde va a ser por un precio módico, osea que me toca contestarte.
La noche estuvo fría y había para todo, Fernando no me vió, cuando quise saludarle había salido escopeteado del bar, de lo mas divertido?: Manuel Vilas, al principio no me conocía por eso de llevar sombrero, pero se clavó y dijo, coño Sagrario, no te había conocido, ah¡, estuve el otro día con un ex-novio tuyo, un tío bien compuesto y guapo, yo empezé a sonreír, pensando que desde cuando al tío guapo le interesaba la poesía, bueno, la verdad, decía el Vilas, supongo que poca cosa, no?, sí, Manolo, sólo 12 años, una tontería, y el ya se quedó con cara de pan. Divertido. (No te enfades churri, también ésto es poesía aunque no lo creas), el resto, entrar a un garito de bujarras y ver que las dos puertas acristaladas estaban rotas, ¿tal vez alguna pedrada?, hace unos años, ya cayó una en un garito de homosexuales mientras una estaba allí dentro consumiendo.
Y la peña dirá, ¿por dónde anda esta tía?, por cualquier sitio donde haya pies apoyados en el suelo y algún corazón flotando por encima de la barras, que moderna, que puta, que lesbiana, que gilipollas y demás pensamientos que stán saliendo ahora a flote.
Está bien hacer pensar a la gente,que si no el cerebro se atrofia.
Nada más Pepe, la fiesta de Paco Goyanes y su librería Cálamo, pue mala suerte tuvo con el cierzo.
Zaragoza es así y unos cuantos entre tu y yo, estamos hechos con un trozo de el, otros, sólo llevan mantas polares encima para no acatarrarse, pues nada, jesús, si ustedes estornudan.
S. Manrique.

Anónimo dijo...

Suena mejor, "tengo", que I have, ¿a que sí?.
Eso ya lo sabía Nicolás Guillén.

TENGO

Cuando me veo y toco,
yo, Juan sin Nada no más ayer,
y hoy Juan con Todo,
y hoy con todo,
vuelvo los ojos, miro,
me veo y toco
y me pregunto cómo ha podido ser.

Tengo, vamos a ver,
tengo el gusto de andar por mi país,
dueño de cuanto hay en él,
mirando bien de cerca lo que antes
no tuve ni podía tener.
Zafra puedo decir,
monte puedo decir,
ciudad puedo decir,
ejército decir,
ya míos para siempre y tuyos, nuestros,
y un ancho resplandor
de rayo, estrella, flor.

Tengo, vamos a ver,
tengo el gusto de ir
yo, campesino, obrero, gente simple,
tengo el gusto de ir
(es un ejemplo)
a un banco y hablar con el administrador,
no en inglés,
no en señor,
sino decirle compañero como se dice en español.

Tengo, vamos a ver,
que siendo un negro
nadie me puede detener
a la puerta de un dancing o de un bar.
O bien en la carpeta de un hotel
gritarme que no hay pieza,
una mínima pieza y no una pieza colosal,
una pequeña pieza donde yo pueda descansar.

Tengo, vamos a ver,
que no hay guardia rural
que me agarre y me encierre en un cuartel,
ni me arranque y me arroje de mi tierra
al medio del camino real.
Tengo que como tengo la tierra tengo el mar,
no country,
no jailáif,
no tenis y no yacht,
sino de playa en playa y ola en ola,
gigante azul abierto democrático:
en fin, el mar.

Tengo, vamos a ver,
que ya aprendí a leer,
a contar,
tengo que ya aprendí a escribir
y a pensar
y a reír.
Tengo que ya tengo
donde trabajar
y ganar
lo que me tengo que comer.
Tengo, vamos a ver,
tengo lo que tenía que tener.

Penélope Cross

child in time dijo...

Cualquier cosa que decidas hacer siempre estará mal hecha, Pepe, eso es una suerte, puedes hacer lo que tú quieras

DESDELDESVAN dijo...

Vaya, Pepe, parece que has cambiado de "look" el blog, pero ya sabes que, a fuer de buen "costurero", hagas lo que hagas, el mérito será de lo que metas dentro.
Bueno, el verdadero lujazo son siempre los lectores.
Un abrzao
Mariano Ibeas

Javier López Clemente dijo...

Hola
Vengo hasta esta zona de comentarios para invitarte a que escuches la versión sonolopez sobre el poema "Tengo" que Penélope Cross dejó un poquito más arriba. Lo encontrarás en el siguiente enlace:

http://lacurvaturadelacornea.blogspot.com/2008/11/tengo.html

Salu2 Córneos.

Mi lista de blogs

Snap Shots

Get Free Shots from Snap.com

paquétecuento from 11 mar 2008


Contador gratis

FEEDJIT Live Traffic Feed