miércoles, 28 de mayo de 2008

Paco Peco´s

Un tipo que aliña las ensaladas con el vinagre que orina su saxofón;
la clase de hombre que conduce sin frenos por los puertos de su cabeza
y cuya densidad emocional le hace depilarse a la cera, sin un ¡ay!,
los pelos del alma.


Tengo una mentira invertebrada,
enterrada, bajo los escombros de mi memoria.
Una cápsula de cianuro en el lecho de mi lengua.
Lágrimas que cicatrizan horizontes.
El necesario silencio,
la palabra que acabará por hundirte.
Muescas en el cabecero de la cama,
remordimientos enclaustrados...Necesidad de vida,
de otras vidas.
Lamentos olvidados de voces extintas,
lacerados demonios incompletos.
Tengo un cuerpo embarrado
que converge en un charco de odio.
Dadme una segunda oportunidad,
prometo ser más hipócrita
la próxima vez que hable con vosotros.

5 comentarios:

columna dijo...

Querido Paco, llegan tan dentro tus versos, que a veces una cree ser tu.
Besos.
S. Manrique.

child in time dijo...

Que te cagas

Carlos de la Cruz dijo...

Muescas en el cabecero de la cama que me recuerdan los malos sueños y las noches en vela...

que grande!!

Anónimo dijo...

Lo estas haciendo muy bien, muy bien.Me gusta mucho (sobre todo el final).

Anónimo dijo...

Paco me gusta este poema, más que el que leiste ayer, mucho más. Y que decir tiene que nos entendemos de maravilla.
Besicos.
Montse.

Mi lista de blogs

Snap Shots

Get Free Shots from Snap.com

paquétecuento from 11 mar 2008


Contador gratis

FEEDJIT Live Traffic Feed