lunes, 5 de mayo de 2008

Mi primo, Juan

Hoy es un mal día. Mi primo Juan, ha muerto de un cáncer de pulmón
y según me dice su hija, "con la mala leche, intacta".

- "Estoy jodido, Pepe" , me dijo hace un par de meses, por teléfono, con un hilillo de voz, aunque él, no sabía nada del diagnóstico, creía tener un simple dolor de pleura y un catarro crónico.

El cáncer ya había entrado a saco, en su cuerpo, con todo su espesor de subproductos celulares, creando un fatal caleidoscopio de tumores, sin ningún miramiento, sin niguna cortesía, totalmente dispuesto a romperlo por dentro.

No ha sufrido gran cosa, gracias al estupendo equipo oncológico que hay en Murcia.

Juan Soriano, era primo, político, se casó con mi prima Marisa poco después de sufrir un tremendo accidente, en el que se descalabró por manejar el volante con los pies. Hacía unos meses que se habían conocido, y ella se enamoró con dieciocho años de aquél murciano, igualito que Alain Delon, más chulo que Bertín Osborne cantando un corrido, y no se separó de su cama en el Miguel Servet, hasta que se soldó su cráneo. Era un ex-legionario y un buena pieza, al que su padre, secretario del ayuntamiento de Alhama de Murcia, le puso una pistola en la cabeza, a los dieciséis años, conminándolo a que la sentara, pero él no estaba por la labor, dos años más tarde se alistó a la legión y allí, se cicatrizaron un poco las rebeldías de sus carnes vivas.

Juan, era todo corazón, un tipo muy familiar, al que se le humedecían los ojos, cuando te veía llegar a su apartamento, en Mazarrón, para pasar unos días. De ésto hace ya muchos años. Tenía una tremenda habilidad para hacer amigos y mantenerlos, todo lo contrario que yo, la amistad es algo que requiere mucha constancia, y a mi me cansa hablar a las mismas caras, cuando asoma en sus ojos algún atisbo de amable indiferencia.

Juan, siempre fue un tipo auténtico, macerado en los limones de su collao y con la socarronería murciana pegada a los huesos.

Pero, ¿que hago yo, escribiendo en tercera persona?.

- ¿Cómo coño se te ocurre morirte ahora, Juan, cuando la luz, marea la sombra de la catedral de La Fuensanta, y el aroma de las sardinas asadas del chiringuito del puerto, compite con el jazmín? .
No me hagas caso, pero morirse, que se mueran tipos como tú, debería estar penado por la ley. Cuando llegues ante quién tengas que llegar, pídele algún chaparrón para la huerta de tu querida Murcia, y así dejaremos los aragoneses de quedar como insolidarios, y si no te hacen caso,

te vuelves.

7 comentarios:

patrotro@hotmail.com dijo...

precioso texto, con mala leche y cariño a partes iguales, como debe ser. Siento tu pérdida. Un saludo, Patro.

child in time dijo...

Cúantos amigos de Murcia me has hecho recordar, Pepe. Ahí, cerca de Alhama, en Totana para ser más exactos. Y en Mazarrón, y en La Azohía, y en Águilas donde me saque el curso de submarinista. Y en la Ñora, y en Raya, y en Lorca, y en Nonduermas, y en... Sobre todo me encanta la gente del interior de Murcia. Los de la huerta. Más brutos que un arado, pero nobles como ellos solos. Cuanta gente me has echo recordar, Pepe, y que pena porque con esa ausencia uno menos que aún me quedaba por conocer. Un abrazo, primo.

pepe montero dijo...

Tu blog, es muy interesante, Patro, te he robado una cosa de Leonard Cohen. Gracias.

Coincidimos en opinión, acerca de Murcia y los murcianos, Child.
Otro.

LA NEGACIÓN DE MARÍA dijo...

Debía ser un gran tipo, tu primo, Pepe
Un abrazo
Mariano Ibeas

Anónimo dijo...

Siento lo de tu primo,siento en verdad todo aquello que causa dolor de una forma u otra.

Anónimo dijo...

Lo siento Pepe.

Paco Peco

MANCHA dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

Mi lista de blogs

Snap Shots

Get Free Shots from Snap.com

paquétecuento from 11 mar 2008


Contador gratis

FEEDJIT Live Traffic Feed