miércoles, 28 de mayo de 2008

Carmen, -que no la de Mérime-

¡Jo!, hasta ahora las mujeres hablaban de mí, como si fuese una hernia con fimosis, un hongo con dioptrías, un grifo de plutonio, pero acabo de empapar dos toallas de lágrimas y lo que queda en el suelo para la fregona. Me gustan las poetas que no se cortan si hay que declamar con los labios de la vagina , que no se asustan de la bronquitis de mis letras, que te hacen el amor sin acostarse contigo, que no ponen cara de asco a mis cinismos, que ovulan sensaciones redondas y macizas como bolas de petanca, que no pasan la aspiradora cuando preparo un bufé escatológico aderezado con pajas y felaciones, que no dejan recalentar sus pesadillas en la almohada, Carmen Aliaga, me ha hecho una semblanza, como hay que hacerla, con el corazón y con la pelvis, y yo la leo y la releo y lo que me sobre, lo meteré en el congelador para usarlo en alguna crisis de escepticismo. Un hombre necesita una mujer que le dore las píldoras y que contribuya con él a romper el catre de la inseguridad.


A PEPE MONTERO
Nunca podré dedicarte una calle, (esa calle que hace tiempo pedías), espero que esto sea para ti un pequeño callejón, una simple esquina o, si tú quieres, una enorme avenida. "Me gustas cuando callas porque estás como ausente....y mi voz no te toca" escribía Neruda. A mí, tú me gustas cuando hablas, cuando escribes y cuando te haces torero, "sireno" o matador.Cuando tu voz sí me toca y ese "tun tun" grave que sale de tu garganta me lleva a tu extrarradio y a uno de los radios de tu corazón, de tu corazón partido, mitad algodón, mitad hojalata.Me gusta cuando dejo tierra y toco agua, agua y mar en tus ojos "de besugo" (como tú mismo dices), esos ojos altivos, provocadores, esos ojos que fulminan y que incitan a pescar estrellas asimétricas mezcladas entre flores de lis y palabras malsonantes.Y me gustas también cuando te subes al trapecio y saltas, cuando volteas las letras realizando a la perfección un triple salto mortal, cuando cocinas a fuego lento ese pastel de canela y vinagre, ese brioche de metáforas hermosas y exabruptos diversos, invitando al que quiera a un buen pedazo comido con las manos y acompañado de un vasito de licor "del bueno".(¡Eso sí, deberías advertir que su consumo continuo deja un sabor de boca mitad dulce, mitad agrio, que cuesta mucho que te desaparezca de algunas zonas de la lengua).Sigue Pepe, sigue con tus piropos lascivos, con tu pluma revolucionaria, sigue alisando penas y rizando el rizo, alborotando nuestras cabezas y haciéndole al mundo el traje más divertido y más extravagante que se te venga en gana, mientras te enamoras y te desenamoras de esa mujer divina, pero terrenal, que se cuela por el ojo de la aguja con la que coses la tela extendida en tu estudio-taller o en tu taller- estudio.Al fin y al cabo, hablamos de lo mismo.

2 comentarios:

columna dijo...

Bueno, mas henchido no te habrás podido poner y es que te mereces las palabras de Carmen Aliaga, y la de todas las Carmenes de España.
Ese Pepe!, si señor.

DESDELDESVAN dijo...

ESCARMENAR. (Del lat. ex y carminare, cardar.) tr. Carmenar. II fig. Castigar a uno por travieso. II Estafar poco a poco. II Min. Escoger el mineral de entre los escombros.



Copio y pego... pero no puedo dejar de encerrar en este concepto el arte de Carmen... en cuanto a la definición... es cuestión de elegir lo que más convenga...
Mariano, aprendiz de filólogo.

Mi lista de blogs

Snap Shots

Get Free Shots from Snap.com

paquétecuento from 11 mar 2008


Contador gratis

FEEDJIT Live Traffic Feed