sábado, 31 de octubre de 2009

Aire mío, aire tuyo, Aire nuestro.









La novela, Aire Nuestro, de Manuel Vilas, es lo mejor que he leído, y lo mejor que leeré jamás, Manuelito de mi alma, compañerito de Zetas, esa es mi conclusión contante y sonante, mira que es buena esa novela, qué momentos más grandes de lectura, qué maravilla, esa novela es un nuevo paradigma en la prosa contemporánea , es alucinante, es una nueva forma de contar, es la revolución definitiva. No me gusta hablar de libros, todo dios habla de libros. Yo los leo, y punto. Paso de jugar a ser crítico literario, me aburren todos esos blogs que desmenuzan el contenido de un libro y, Aire Nuestro no va a ser una excepción. No pienso decir nada acerca de lo mucho que encierra y destapa, de lo mucho que divierte y advierte, nada, el que quiera saber que lo compre si quiere asombrarse, enternecerse, descojonarse, regodearse, elevarse, liberarse, hechizarse, cautivarse, perfeccionarse, armonizarse, y desoxidarse. Manuel Vilas, ya era mi mito por la brillantez de sus parodias poéticas, por su humor socarrón, por su envidiable inteligencia, por su belleza física, por su uno ochenta y cinco de estatura, por su gran parecido con Derek, por su elegancia, sus abdominales, y por su pelo a lo David Bisbal, pero ahora, ¡la madre que lo parió!, me ha deslumbrado con su coco. Manuela Vilas es la Coco Chanel de las letras españolas, la que vaginiza un modo de decir, un modus de contar, una moda que impuso con Magia y Zeta, continuó con España y culmina con Aire Nuestro; una moda que no pasa de moda. El mismo corte, los mismos quiebros, las mismas paranoias, los mismos iconos y escenarios que por su reiteración deberían aburrir, pero ¡quiá!, de eso nada, te hace reflexionar, te hace tocarte los genitales, y te hace estar todo el rato, ja ja, ja ja, ja ja, y venga ja ja; una trilogía de ja jas en cada capítulo, una superación de los límites del ja ja hasta rozar el síncope. El tono de Vilas, el tono, ahí está el secreto, en el tono, en que ese tono es mucho tono.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Eso sí que es amor: Manuel Vilas, ¿parecido con Derek, 1.85, y pelo a lo Bilbal?. Me parto.

Anónimo dijo...

Ya que te pones tan pesao habrá que leer esa novela. Yo sólo he leído Resurección y me dejó buen sabor, es un cachondo con mucho talento ese Vilas.

A.A.

Javier López Clemente dijo...

Hola Pepe

Aire de todos. El título de esta entrada es tan religiosos, tan de comunión, tan monumental.
El día de la presentación zaragozana del libro de Vilas te vi apostado entre las sillas, hiératico... y supe, supe que te corrías cuando el humor de Vilas llegó potente.
Efectivamente, con entradas como estas no necesitamos críticos literarios, deberías decirselo a Vilas, porque con la llegada de esta novela va a llenar su blog de link hacia las críticas que le lloverán por todos los lados.
;-)

Salu2 Córneos.

Javier López Clemente dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
LUIS ROSER RODRIGUEZ dijo...

Hola Pepe, que tal estas?....pinta muy bien este Aire nuestro De M Vilas, la verdad es yo poco he leido de el, de no ser alguna cosa en su blog y alguna que otra referencia,...me has puesto los dientes largos...tenia pensado esta semana darme un capricho en la casa del libro...ya veremos...que ya tenía otro sentenciado,,....Bueno, ya se verá

No he podido evitar volver a leer, No me vengas con tontadas.....

Cuidate, Pertegaz

columna dijo...

Pues yo ya tengo ganas de reírme, así que habrá que leer a Manuel, y le deseo de amtemano que todo vaya muy bien.
Besos para tí.

Anónimo dijo...

Joer Pepe qué jabón.

Mi lista de blogs

Snap Shots

Get Free Shots from Snap.com

paquétecuento from 11 mar 2008


Contador gratis

FEEDJIT Live Traffic Feed