lunes, 14 de julio de 2008

Pobre de mi

"Pamplona es una ciudad de España, famosa porque Hemingway iba de vez en cuando por ahí; trasnochaba, bebía, y veía la muerte de los toros españoles, por quienes jamás sintió compasión alguna: tampoco los toros españoles sintieron ninguna compasión cuando Hemingway se pegó dos tiros; se alegraron, los toros españoles".

Manuel Vilas. (Fragmento de su novela: España).


----------------------------------

Un toro, no es un torpedo con cabeza nuclear pero da cornadas ascendentes de hasta catorce centímetros y más, en cualquier glúteo o ingle, que se le ponga a tiro de pitón.

Me he visto todos los encierros desde la cama, con la misma emoción contenida que te asalta en una película de suspense. No nos engañemos, un encierro sin incidencias trágicas será todo lo bello y limpio que se quiera, pero sabe a tabaco light, a cerveza sin alcohol, a Zafón y su Sombra del Viento.

Ni un amago, ni un mal gesto, ningún ensañamiento con los mongolos y autistas que entorpecen el talento de los buenos corredores; unos cuantos tozolones sin largos paseillos por el quirófano y final feliz. ¡Vaya rollo!.

Han sido animales compasivos, moderados, formales y piadosos. No ha habido intriga ni intríngulis; bestias insípidas e indiferentes a la abundante carnaza que nutría la cuesta de Santo Domingo. Los locutores tenían que esencializar detalles chorras, vacuidades sin interés.

En definitiva, San Fermin, conmueve si hay drama, cautiva, si hay docenas de primeros auxilios, y eleva, si hay horror y funeraria, y si no, es que yo soy un tarado criminal, un psicópata paranóico, un monstruo esquizofrénico, un perfecto hijo de puta, vamos.

14 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Qué bruto eres Pepe! Claro que un NONAVARRO, jamás entenderá la belleza del encierro sin caidas. La belleza del corredor vestido de pamplonica con su periódico enrollado en mano, llevado al toro entrepitones sabiendo lo que hace. Un NONAVARRO es un aficionado descafeinado, y ¡oj! a mi la masacre que hacen al toro en la corrida no me gusta. Sin embargo, el placer de un encierro sin sangre es extremo para mi. Me pone la piel de gallina, se me saltan las lágrimas, tanto como escuchar a Raimundo Lanas.
Un NONAVARRO no tiene ni idea de encierros.

¡Hala!

Besos

Montse.

Anónimo dijo...

A ver, explicarmelo.Como un tio por muy Ernest que sea se puede pegar dos tiros?????
Que entereza!
Saludos Pepe
Paco Peco

pepe montero dijo...

Ja,ja. Que sepas que toda mi familia paterna es de Tafalla. En esa preciosa ciudad navarra, hay muchos Monteros y desde pequeño Las hermanas Flamarique y Raimundo Lanas amenizaban mis visitas para las fiestas de La Virgen de La Asunción en casa de mi tía, Juanita Montero. En Tafalla cogí mi primera borrachera, eché a los quince años mi primer polvo, (con una chica francesa que veraneaba en Olite) y me hincharon un ojo, (un sinavarro celoso).
Tasenterau, mi querida Tudelana?.

pepe montero dijo...

Hemingway se suicidó con una escopeta de dos cañones despues de escribir de una tacada, Por quién doblan las campanas y Adios a las armas. Saber que se iba a quedar ciego y que ya no podría ver ningún otro encierro, le hizo echarse al coleto una docena de mojitos y dar dos gatillazos a la vez. No lo veo tan dificil, Paco.

Anónimo dijo...

Tafallés y sin enterarme, jajaja, pero que sepas que eso de buscar emociones fuertes no es de navarro, que los navarros siempre estamos emocionaos, fuertemente emocionaos. (y emocinadas que como me lea la ministra me catapulta).
Aque escuchar una jotica de lanas pone la piel de gallina.

Pacoooooooooo, que si que los mojitos de la bodeguita de en medio no veas como ponen.

Besos a los dos.

Montse.

Anónimo dijo...

Los gatillazos dan ganas de suicidarse, cuando dicen:
No te preocupes, no pasa nada.
Al día siguiente tiene uno problemas en los dinteles de las puertas.
Lo que mas me gusta es cuando dicen:
Sobre todo, avisame.
Paco Peco

Anónimo dijo...

Ay Paco, ¿qué hiciste anoche?
Se te deja solo y no controlas.

columna dijo...

El abuelo de las Manriques, navarrico con dos pelotas corría todos los encierros, se echaba un colodro al cuerpo y palante. Nunca tuvo una cogida, ni una caída, hombre noble y corpulento de alma y cuerpo.
Vivió con nosotras hasta su muerte a los 80 años y disfrutando de una novia, Laura, de unos 40. Los toros le metieron la fuerza en el cuerpo.
S. Manrique.

pepe montero dijo...

Bien por el abuelo Manrique, seguiremos su ejemplo, pero en lugar de una de 40, dos de 20.

columna dijo...

Bueno, Pepe, como tu quieras, 2 de 20 o 3 de 60, que mas da, dicen que las viudas y jubiladas, después de follar, te ponen una bandeja de cordero con patatas que no la salta un gitano, y también tiene que tener su morbo eso de la faja enteriza...
A lo que iba mas que a nada, a ver si este lunes nos vemos en el Van Gogh, dile a Paco Peco si te llama, que se pase a tomar una manzanilla o lo que el quiera.
Besos.
S. Manrique.

Anónimo dijo...

.
Juasm juas, juas, venga todos el lunes al Van gogh, que os echo de menos ¡coñe! Fíjate que el lunes estuve yo solica hasta que vino Miguel angel empeñau en poner puertas al campo... Y eso si que no, que yo con rejas no entro en la jaula.

¡Vivan las manriquess nitísimas de mi paisano valiente!.

Y vivan pepe y paco peco. Y viva yo, faltaría más.

Montse

Fernando Sarría dijo...

joer con los toros...que los dejen sueltos pastando en el campo coño!!!...abrazos

child in time dijo...

Oye, Pepe, ¿y tú? ¿ya te encuentras mejor?

pepe montero dijo...

Estoy O.K, gracias, Child.

Mi lista de blogs

Snap Shots

Get Free Shots from Snap.com

paquétecuento from 11 mar 2008


Contador gratis

FEEDJIT Live Traffic Feed