jueves, 20 de marzo de 2008

Las especies sin origen






















El abejorro imaginario de Darwin se posa en la cruz de todos los cristos de todas las procesiones de España hasta bien entrada la madrugada.
Los penitentes van sobrados de dolor, los costaleros descansan durante las saetas y los híbridos de encapuchado tienen la misma apariencia, porque aunque proceden de padres distintos su condición de cofrade les ha proporcionado esa típica analogía de estética kukusklanesca.

El abejorro, que es una máquina de follar y que fue en él en quién se inspiró Bukowski para sus famosos relatos, está frotándose las patitas poniendo con su cuerpo un punto en la segunda I del INRI de la cruz; acaba de darse un festín con una caca de perro, tranquilamente elegida de entre las cien mil recién depuestas en el Parque Pignatelli.

La Hermandad de la Exaltación de la Sagrada Cena y Consuelo del Gran Poder del Prendimiento y Coronación de Espinas del Santísimo Cristo de La Buena Muerte y Dulce nombre de la Soberana Defensión del Via Crucis, baja por el Paseo Cuellar mientras le compro el pan a Marta,
e impresiona.

Toda esa música celestial de tambores, vacía las cabezas y llena los corazones de dignidad religiosa. Jesús aguantó antes de morir los graves insultos de los romanos que le decían, ¡maricón, chupapollas y profeta de mierda!, por eso no resucitó como un zombie de videoclip, sino que ascendió al cielo directamente, lleno de ironía, vacío de ira y sobrado de amor.

No entraré en detalles del porqué el abejorro se siente tan integrado en ese madero simbólico pero parece razonable pensar que el vertiginoso golpear de los palillos en los redobles de tambor, desencadena para él una placentera vibración en sus pequeños genitales.
Debe haber otros motivos tanto para que los abejorros se posen en las cruces como para que unas buenas gentes se disfracen de mamarracho, pero son más confusos y para desentrañarlos sería necesaria una gran formación holismico biológica y un microscopio atómico.

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Los imagino cagando con sus capirotes; follando, tomando el sol en Peñiscola. Y ellas, con sus
peinetas.Graves, luciendo un flequillo rubio-zaragoza.
Pepe un abrazo.

Paco Peco

Anónimo dijo...

A pesar de que tengo una gran empatía por tus escritos, en este te has pasado veinte pueblos. A mi me gusta la semana santa y tus sarcasmos por muy literarios que sean, ofenden.
¿No serás tú el abejorro?.

M.Albeniz.

Fernando Sarría. dijo...

a mi me encantan los tambores y escucharlos me trae un despliegue de primavera..su anuncio durante las noches de invierno...pero lo del abejorro y sus cuitas con sus esfinteres y atributos me parece bien...no hay dios y menos crucificado...pero que cada cual piense lo que quiera..me quedo con los tambores...abrazos Pepe..AYS..FELICIDADES por tu santo...

Anónimo dijo...

Unos se disbrazan en plan serio,(Semana Santa) otros para la fiesta (carnavales)muchos van todo el año "disbrazados"

Dejemos libertad para ir en pelotas,disbrazados, con careta o sin ella.

Anónimo dijo...

Disbrazar o disbrazarse. Véase: animál mamífero que dotado de extremidades superiores está capacitado para prescindir de ellas en momentos puntuales. bot. Aplícase tambien a árboles totalmente bodados; (disramados) que no tienen ramas. Hist. adj. aplicado a la afrodita de Milos más conocidad como venus de milo.
Disbépolo, Enrique, compositor argentino de tangos de carácter cómico: Cambalache, Esta noche me emporracho y Barinero de buces.


Bernando Bázaro Barreter

child in time dijo...

Señor Montero, es usted un hereje eje del mal ¿Me está diciendo que durante la Semana Santa es el abejorro, aprovechándose del consabido compás del paso y su vibrante repiqueteo de tambores, para ser él el que polinice y no las flores? ¿Quiere decir usted que es el abejorro el que se corre? ¡Me corro como un abejorro!, que gritarían los moscones ¿Es pues capullo el abejorro y no abejorro? Gran cuestión para el señor Darwing si levantara la cabeza. Como quiera que sea, mejor que no la levante que demasiados resucitados hay ya en estos días que corren. Yo me canto una saeta y me quedo como Dios. Amen.

UB dijo...

Yo lo de esa afición a sufrir, como mamífera que soy, no lo acabo de entender muy bien.

Anónimo dijo...

Gracias po la definición de (disbrazar) no la conocia,ahora ya puedo ir a concursar a la tele.

Imperdonable el fallo que he tenido
Tendre que cuidarme y beber menos.

columna dijo...

Me parece bien que los del kukus se paseen concapirote o no, pero por dios que yo entro a trabajar a la fábrica a las 6 de la mañana, que mi jefe es ateo y no debe creer ni en cristo,así que los tambores se los podían dar al abejorro o a su reina madre.
Y por cierto, que es eso de comer carne por los bares, tanto cristiano poniendo el acido ùrico por las nubes...bacalao y garbanzos hermanos, ah, y nada de follar, rezar, sòlo rezar, el ùnico que folla es el abejorro.
Sagrario Manrique.

Anónimo dijo...

.

Anónimo dijo...

Cuando tenía 20 año, mi novio ( el que después fue mi marido duranta 20 años)tocaba en una cofradía un calandino que regaba con su presumida sangre. Fuí de la primera mujeres que se rebelaron y consiguieron que las féminas salieran en procesión. Tengo 50 tacos y ahora las procesiones me importan una mierda. Vivo en la calle Santa Isabel y el fervor de las cofradias me produce dolor de cabeza y ganas de vomitar. La semana Santa es un recordatorio de la Santa Inquisición, de la España profunda de pesame señor y tocame los huevos. Me cago en Dios puesto que no soy creyente y me cago en todos los tibios de este mundo.Espero que algún día en vez de encerrarse los pasos en la Iglesia de Santa Isabel, se encierren debajo de la casa de los que con tanto fervor me joden todos los años (Por cierto los hermanos mayores de casi todas las cofradias no viven en este barrio, eso sí babean por la tele cuando hablan de su fervor). Mas follar y menos tambor majos. Un beso Pepe.
Pilar.

Anónimo dijo...

Pues a mi, me fastidia el rollito ese de,
-soy atea y a mi las procesiones me dan ataques de urea.
Hay que respetar las costumbres del pueblo y sobre todo en actos que consiguen unir.
Estáis tentando a los infiernos,
cacho herejes.

El Exorcista.

child in time dijo...

Yo como el abejorro soy ateo y a la mínima me la meneo.

pepe montero dijo...

Gracias por vuestras visitas, amigos-as. Antes de ellas, mis post son cuadriculados, después, ya los empiezo a ver esféricos cual tetas desnudas ante mis dedos mágicos.

Mi lista de blogs

Snap Shots

Get Free Shots from Snap.com

paquétecuento from 11 mar 2008


Contador gratis

FEEDJIT Live Traffic Feed