lunes, 6 de julio de 2009

Los bolsillos de Paco





Paco Peco, lleva siempre los bolsillos llenos. Cuentan que en un aeropuerto, al pasar por el control, estuvo una hora intentando vaciarlos de las más diversas cosas y no terminaba nunca. Aparte de lo típico, (llaves, monedas, mechero, tabaco, etc) salieron, una señal de stop para prohibirse ir por caminos trillados, un motor fueraborda para navegar contracorriente, una especie de cepo oxidado que denominó como muerdelenguas, un tubo de pastillas antibochorno, un desñoñador de palabras inefables, una guía de terrenos sin labrar y, un carnet de socio fundador de La Casa de Zitas.

Todos esos artilugios tuvo que dejarlos con resignación, y ésto, ¿que es? dijo el agente de la sala de embarque. ¡Ah!, eso si que no, eso no me lo quita ni dios. Pero ¿qué es?, insitió el controlador, eso es algo muy valioso y me jodería tener que prescindir de él, eso es un respetador de espacios íntimos, un fumigador de bocazas.


Con su poema, La Bicicleta de Pancho, se emperró, lo leeré desde la barra, dijo, y yo le advertí, no lo hagas que no se va a enterar nadie, no van a pillar la clave del texto, las rupturas, pistas y sensaciones van a pasar desapercibidas, su belleza, su modernidad, su poética de fin de civilización. Pero nada, Paco es muy tozudo. Hubieran hecho falta unos buenos cañones de luz, ir disfrazado con un maillot amarillo y una partener con banderín de ganador de etapa.



La bicicleta de Pancho
orbita suspendida alrededor de la tierra.
Es un escudo antimisiles
donde los cromos de Mazinger son metralla atávica.

Aquí abajo, hermano Pancho:
El cambio climático ha derretido el continente frigo-dedo
y Venecia, es la nueva atracción de PortAventura.

Concha Velasco ya no es la chica ye-ye;
tiene pérdidas de orina.

Todos tenemos pérdidas de algo.
La biciclete de Pancho es un museo provincial,
una exposición permanente.

Los recuerdos, lucen colgados
en las paredes desconchadas de la memoria.

6 comentarios:

LUIS ROSER RODRIGUEZ dijo...

hOLA PEPE, acabo de leer de nuevo los textos de Sagrario y de Paco y cada vez que los leo de nuevo me gustan más.
Tienes razón con lo de que Paco quizá no se le oyó desde la barra, es cierto, además en su actuación que era la primera después de tu presentación, creo que íbamos todos un poco perdidos. De todas formas creo que quiso hacerlo así por cierto miedo escénico, que por otra parte es muy entendible.

Yo quede muy contento por el trabajo de grupo y por la reacción de la gente.

Un abrazo, amigo Pancho, que diga amigo Pepe

Javier López Clemente dijo...

Y ahora vengo yo a presumir de escuchar ese poema version unplugged en La Campana, antes de estar perdidos, el dia inolvidable del Cacaolat y la bacaladera:

http://lacurvaturadelacornea.blogspot.com/2009/03/paco-peco-david-panda-de-tolos-y-javier.html

Desde la barra ya no se dicen poemas, ese lugar ha quedado relegado a los tipos que hablan de acciones y dividendos: Ocupemos el escenario, que nos bañen los focos y viva la pepa.

Salu2 C´´orneos.

pacopeco dijo...

Pepe, muchas gracias.

Alejandro Pastor dijo...

Paco peco tiene mucho flow, muchísimo... Ya debería estar publicado hace tiempo.

saludos

Anónimo dijo...

Me quedo con todo, me gustan las cosas que lleva Paco en los bolsillos, me gusta como lo cuentas,la bicicleta de Pancho, Pancho, Pepe y Paco. Que casualidad los tres nombres empiezan por "P"

Mikaela-z dijo...

Quizá hubiera sido necesario algo más que cañones de luz. La mayoría de la gente cuando se despista no escucha nada.

La bicicheta de Pancho es demasiado poema como para no entender. El escenario hubiera sido el sitio idóneo.

Pero ¿no tuvimos un poco la culpa todos ? Yo me siento culpable, le animé a lo de la barra, no se me ocurrió que no hubiera focos, la verdad.

Cierto es que ya no tengo ni flow ni punch para opinar sobre cosas tan serias.

Mi lista de blogs

Snap Shots

Get Free Shots from Snap.com

paquétecuento from 11 mar 2008


Contador gratis

FEEDJIT Live Traffic Feed